martes, 16 de junio de 2009

No fueron los del metal

Para hoy los trabajadores del metal habían anunciado movilizaciones en los concesionarios de automoviles. En el barrio de Camelias hay uno, por lo que contaba que hubiera movida en el barrio. Sobre las dos del mediodía el trafico estaba saturado y los coches parecían no moverse, eso unido al sonido de sirenas parecía ser la señal de que algo sucedía, posiblemente algún piquete. Pero no era lo que yo me esperaba. Salí de casa cámara en mano y lo que pude ver fue un autobús de Vitrasa parado en el carril "sólo bus", una ambulancia y la furgoneta de atestados, ni un sólo manifestante a la vista. El autobús mostraba el parabrisas roto por algún impacto y el radiador también bastante afectado. Había alguna gente en la acera a la que pude preguntar que había sucedido.
Según parece un alumno de ESO del cercano Colegio Labor, cruzo sin mirar y se metió delante del autobús. Según me pude informar luego, el crio puso los brazos por delante cuando vio el autobús echarse encima. Al conductor le debió de dar tiempo a frenar ya que a pesar de lo espectacular de los desperfectos que se pueden observar en la carrocería y el parabrisas del Vitrasa, solo hubo que lamentar la rotura de los dos brazos con los que el adolescente se cubrió del impacto. Visto lo visto aun tuvo suerte.

Aspecto del impacto en el frontal del Vitrasa.

2 comentarios:

Jen dijo...

yo estaba dentro del autobus, es una suerte q el niño este bien. Menudo susto. Dentro del autobus acabamos todos mayados, la espalda sobre todo...

mistertrufa dijo...

Yo la verdad quede impresionado y eso que lo vi mas tarde, pense que el autobus habia chocado con un coche o un camion y cuando me dijeron que fue contra un niño......
Me imagino que la frenada seria de espanto...